15 minutos de fama destruyen la vida de un hombre que se dedica a cerrar la claqueta en televisión